Los fascistas hacen trabajo sucio para los jefes

first_imgLa aparición de alimañas neofascistas debajo de sus rocas para exigir negocios de “reapertura”, una demanda querida por los gobernantes capitalistas súper ricos, hace imperativo que la izquierda desarrolle un plan para contrarrestar la amenaza fascista, una amenaza que ha re aparecido constantemente en la historia de los Estados Unidos.El 30 de abril, cientos de manifestantes de derecha, algunos armados con armas automáticas, irrumpieron en el edificio del Capitolio de Michigan en Lansing. Exigieron que se levantaran las protecciones estatales contra COVID-19 y se re abrieran las empresas. La policía permitió a los neofascistas armados dentro del edificio y entrar a una galería de visitantes con vista a los legisladores estatales en sesión. Algunos legisladores enviaron publicaciones en los medios diciendo que temían por su seguridad; otros se pusieron chalecos antibalas.Durante el fin de semana del 1 de mayo, una mezcla de milicias supremacistas blancas, fundamentalistas religiosos y grupos financiados por fundaciones de derecha como Coors y Koch realizaron protestas reaccionarias similares en todo Estados Unidos. El 1 de mayo, el presidente Trump tuiteó el apoyo a los fascistas armados de Michigan, llamándolos “personas muy buenas”, elogio que previamente otorgó a bandas similares que marchaban en 2017 con símbolos nazis y banderas confederadas en Charlottesville, Virginia.Los banqueros y multimillonarios que respaldan la administración de Trump han estado exigiendo que los trabajadores arriesguen sus vidas y vuelvan a trabajar y que rápidamente reanuden las ganancias en los bolsillos de los patrones. Estos manipulan a los fascistas para promover este programa.La fecha elegida por los neofascistas no fue casual.El 1 de Mayo es el Día Internacional de los Trabajadores. En este Primero de Mayo, los trabajadores en los EE. UU. se encontraban en medio de una oleada de acciones laborales casi sin precedentes: desaceleraciones, ausencia por enfermedad, abandonos de labores, protestas improvisadas, huelgas aprobadas por sindicatos y otras protestas organizadas de base. En la pandemia, los trabajadores están exigiendo seguridad laboral y equipos de protección de los jefes, así como pagos por enfermedad, protección laboral contra despidos, seguro de salud y más, incluso “Medicare para todos”.Los medios de comunicación de las grandes empresas dieron a los neofascistas horas de camaras el 1ro. de Mayo, y apenas dieron tiempo a las acciones históricas de los trabajadores que se estaban llevando a cabo. Los derechistas armados son simplemente una extensión de los capitalistas “lo de siempre”.Los mismos tipos de pandillas eran las milicias de los colonos, las patrullas de las plantaciones de la esclavocracia del sur, las tropas de choque de los industriales del norte. Durante siglos, estas fuerzas extralegales han sido Posse Comitatus, Ku Klux Klan y ahora los Proud Boys.Los propietarios estadounidenses de tierras e industria siempre han llamado y financiado a sus esbirros cuando los pueblos y trabajadores oprimidos se han organizado y han hecho una pausa por la libertad.La función de estas fuerzas neofascistas fue claramente definida por el cofundador de Workers World Party/ Partido Mundo Obrero, Sam Marcy, en su libro de 1983 “El Klan y el Gobierno: ¿enemigos o aliados?”“Hay que recordar que el uso de la violencia y la represión masiva es una tendencia congénita del estado capitalista. Incluso en el llamado mejor de los tiempos, el gobierno capitalista no solo tolera organizaciones terroristas como el Klan, sino que una vez que la lucha de clases de los trabajadores y los pueblos oprimidos adquiere el carácter de un verdadero aumento masivo, el gobierno capitalista es más probable que nunca que aliente y promueva aquellos como el Klan y otros medios de represión”.Los trabajadores se están alzando en los Estados Unidos, luchando por sus vidas durante la pandemia de coronavirus. Y la clase dominante está llamando a sus tropas de choque para tratar de hacerlos retroceder.Como socialistas, como activistas de izquierda, como trabajadores, nuestro trabajo es doble: primero, debemos apoyar firmemente y organizarnos con otros trabajadores y personas oprimidas para forjar lazos de solidaridad contra todas las formas de opresión capitalista.Segundo, debemos resistir la propaganda de la desmoralización y recordar que una y otra vez la resistencia de la gente ha aumentado para hacer retroceder y desanimar a estas fuerzas reaccionarias.Desde la resistencia indígena que continúa hasta nuestros días hasta los siglos de pueblos esclavizados en rebelión, desde la marcha de 1981 que clausuró a los nazis en Buffalo, Nueva York, hasta la organización de la izquierda unida de 2017 que rompió la marcha de la supremacía blanca en Charlottesville, tenemos historias militantes para inspirarnos, instruirnos y fortalecernos.Como Marcy escribió sobre la rotunda derrota de los nazis en 1981:“La intransigencia, que es tan indispensable en cualquier lucha de la clase trabajadora, no fue la única en explicar la victoria de la coalición progresista antifascista en Buffalo. También fue una evaluación cuidadosa de la relación política de las fuerzas en el área y en el país. Fue una organización buena y eficiente, libre de cualquier enfoque dogmático del fenómeno de la violencia fascista, libre de sectarismo. Se basó en la masa de los trabajadores y progresistas, y [en] los intentos de lograr la alianza más amplia posible con todos los elementos dispuestos, listos y capaces de emprender una lucha vigorosa”.Allí, en un párrafo, hay un plan de acción contra la erupción actual de las fuerzas neofascistas.FacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thislast_img

Leave a Comment